La cuarentena y los hijos

Hola a todos,

Llevamos ya 48 días de cuarentena y no hemos escrito ni un post en el blog. Se podría decir que hemos estado haciendo repostería, vídeos con miles de pruebas a los niños o yoga en casa. Pero no. Esto está siendo un pequeño infierno!!!

Reconozco que cada vez que veo en la tele a la gente diciendo las 20.000 cosas que hacen al día, (que si deporte casero por la mañana, cocina creativa al mediodía, por las tardes lectura,limpieza u obras que habían ido dejando y todo eso mientras trabaja desde casa) me entra una ira incontrolable…. PERO COMO LO HACEN!!!

Será que mi mujer y yo somos inútiles, pero sólo conseguir que nuestros hijos no quemen la casa nos parece ya un hito. Tenemos la suerte de poder trabajar desde casa, pero por favor, que nadie llame teletrabajo a esto que está sucediendo. Ni se ya las reuniones que he tenido en las que de repente el más pequeñajo de la casa sale llorando porque se ha caído. Y el mayor haciendo de secretario mío mientras hablo… Incluso un día me despisté un segundo y el pequeño diablo me apagó el portátil del trabajo mientras yo iba a beber agua! 

Ahora mismo nos vamos turnando en el trabajo ya que desde la primera semana vimos que, aunque les dimos todas las opciones de juguetes, tele, tablet y todos los vicios malos que se nos ocurrían, es imposible tener 30 minutos seguidos sin que nos llamen. Que también es lógico, tenemos un pequeñajo de año y medio que bastante tiene con intentar no abrirse la cabeza contra todas las esquinas. Ahora «disfruta» de tirar todo por el retrete (chupetes incluidos) y de abrir el congelador o los grifos….

El mayor es un poco más independiente, pero se está haciendo un adicto a la tele. Y los juguetes como que no los quiere ni tocar. Es más, ahora mismo el pequeñajo juega más con los Playmobil que su hermano mayor. Y eso tampoco es bueno. Además cada día que pasa está más pegado a nosotros y más nervioso. Envidias de hermano mayor. Es un fastidio, pero es que es normal. Entre las lógicas envidias y que cada día ve en la tele que no hablan más que de muertos, infectados…. Y claro, desde el principio se lo explicamos lo mejor que pudimos, pero me da que tenemos en camino a una generación de «asociales». El otro día yendo por la calle se nos acercaron 2 personas y dio un salto a un lado porque estaban a menos de dos metros…

Así que en definitiva, intentamos empezar la cuarentena de la mejor manera posible y ahora mismo estamos un «poquito» frustrados. Los enanos cada vez están más rebeldes, ese intento de teletrabajo es caótico y no hemos hecho ni un puñet*** pastel! (También es cierto que en el super la levadura y harina se cotizan complicados 😁)

Básicamente esta entrada es para echar un poco de mala leche fuera y que, en caso de que a tí te ocurra lo mismo, sepas que no estás sólo. Hay más gente que está pasando una cuarentena desastrosa y nada divertida en la que los hijos se están asalvajando.

Pero somos padres y tenemos que esforzarnos en intentar que los hijos lo pasen lo menos mal posible. Y aunque te den ganas de estrangularles al mejor estilo Homer Simpson o de meterles en una escuela militar (hasta los 14 años no te dejan) hay que seguir intentando que todo vaya a mejor. Por mucho que se pongan borricos o no hagan ni caso hay que intentar como sea que vuelvan a la normalidad (no a la nueva normalidad, odio ese término)

En otro orden de cosas os diré que pocos juegos nuevos hemos probado en este tiempo para poder enseñaros, aunque parezca mentira no hemos tenido tiempo de nada. Pero volveremos con más fuerza! En la fase 2 3/4 😋

Ánimo y a seguir hacia adelante.